En nuestra cuarta entrega del “shopping tour” a Praga, descubrimos lo que más brilla de la capital checa: sus granates y moldavitas.

Los cristales y piedras preciosas son parte de la artesanía y cultura checas. Su tradición cristalera es reconocida internacionalmente y uno de los espacios donde podemos encontrar la versión más lujosa del cristal checo es Arte Design Shop (Celetna 29). Para adquirir cristal de Bohemia y artesanía típica es recomendable Moser (Na prikope 12, ciudad Nueva). El vidriero más prestigioso de Praga es Kubista (Ovocný trh 19), piezas originales para coleccionistas de estilo cubista.

En cuanto al diseño de joyería, Praga cuenta con una nueva generación de joyeros, entre los que se encuentra Belda Factory ( Mikulandská 10) y Studio Sperk (Dlouhá 19).

Studio Sperk trabaja con el mineral en bruto para conseguir diseños únicos y vanguardistas.

La moldavita es “la única gema que cae del cielo”, un verdadero meteorito, procedente de una lluvia que tuvo lugar hace 20 millones de años. Es un cristal de color verde intenso, generalmente translúcido. Su nombre proviene del valle del río Moldavia, al norte de Praga, donde se obtuvieron las primeras muestras clasificadas.

La otra piedra importante es la granate, que se encuentra solamente en Bohemia. Su color es rojizo y siempre ha disfrutado de una posición privilegiada entre las piedras naturales. Uno de los referentes en este campo es Granat DUV Turnov (Cooperativa de Producción Artística Turnov), una agrupación de fabricantes cuya oferta abarca las joyas histórica y las tendencias más modernas. Su catálogo incluye pendientes, colgantes, collares, anillos, pulseras, cadenas, relojes y por su puesto, vidrio. Además ofrecen servicios de  personalización e incluso podemos diseñar joyas con nuestras propias ideas.

Si te interesa la joyería puedes visitar las colecciones de the National Museum, The Museum of Decorative Arts the Moravian Gallery in Brno.

Foto: © Angélica Dass